Negligencias Medicas | Demandas por Negligencias Médicas, Negligencias Médicas Frecuentes

Negligencia médica cometida por el Dr. Gonzalo Cardemil Herrera obliga a Hospital Clínico de la U. de Chile a pagar indemnización (Sentencia de fecha 04/06/2020)

El 30º  Juzgado Civil de Santaigo,   en causa ROL C- 425-2016,  condenó  Hospital Clínico de la Universidad de Chile a pagar indemnización por concepto de daños morales al padre de  Christian Espinoza, paciente fallecido por causa de negligencia del Dr. Gonzalo Cardemil Herrera. (La demanda invocó la existencia de un contrato entre el padre del paciente fallecido y el Hospital demandado,  relación contractual que fue probada  en el proceso por las cartas de cobranzas dirigidas al padre del paciente y los pagos que éste realizó al hospital demandado)

 

El abogado Víctor Flores Carvajal, señala que el día 27 de enero 2011, don Christian Espinoza acude al Hospital Clínico de la Universidad de Chile, donde es atendido el Dr. Gonzalo Cardemil Herrera,  quien le indica estar en condiciones para someterse a una cirugía señalando al respecto que el procedimiento para extraer el tumor en el mediastino sería por medio de una “Toracoscopía”, destacando los beneficios de aquella como una alternativa quirúrgica menos invasiva, con menos riesgo de infección, y con la posibilidad de tener una recuperación más rápida y sin riesgo, y que en el evento que existiera una complicación, se cambiaría el procedimiento por una cirugía abierta. Se programó la cirugía para el día 2 de febrero de 2011, se hizo ingreso de don Christian Espinoza al Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Luego. Se consignó en la ficha clínica que“la masa se ubica en región tóraco abdominal, desde T12 a L2. Se conversó con paciente la posibilidad de realizar abordaje combinado, esto es, vía laparoscópica y en el evento de existir alguna complicación proceder a cambio por cirugía abierta, dado que, por la ubicación de la masa, antecedentes de radioterapia, quimioterapia y proximidad a grandes vasos podrían existir complicaciones”.  El abogado Víctor Flores Carvajal, argumentó que el Dr. Cardemil incurrió en una serie de omisiones inexcusables que desencadenaron en la muerte del paciente, don Christian Espinoza, en circunstancias que estaba en condiciones de prever y evitar el desenlace fatal, más aún cuando sabía y había advertido el alto riesgo de la cirugía. Sostiene que conforme a lo consignado en los protocolos “Operatorio” y “de Anestesia”, se colige que el paciente sufrió una lesión iatrogénica, vale decir, una alteración producida por irresponsabilidad médica con resultado de muerte, ello en atención a las maniobras negligentes del Dr. Gonzalo Cardemil Herrera  que daño la arteria aorta abdominal del don Christian Espinoza, estando aquel en condiciones de prever y evitar, dado que en la propia ficha se consignó “cirugía combinada – vía Toracoscopía y cirugía abierta en caso de ser necesario” y la necesidad de aplicarla ante  un eventual compromiso vascular arterial o venoso. A pesar de ello, señala que el Dr. Cardemil, dañó la arteria aorta abdominal de don Christian Espinoza, provocando una hemorragia exanguinante que no logró detener, dado que pese a existir programada una cirugía combinada, en caso de generarse este evento, no se consigna en la ficha clínica que al paciente se le hubiese practicado una cirugía abierta destinada a realizar by-pass para detener la hemorragia en forma correcta, así como tampoco consta la intervención de un especialista en cirugía vascular, como es necesario en estos casos. Agrega que considerando los antecedentes clínicos del paciente, como medida de prevención en caso de generarse una hemorragia por rotura de arteria, el equipo médico debió contar con cirujano vascular en pabellón. Al no tomarse dicho resguardo, continúa, no hubo una reacción médica correcta a fin de evitar el shock hipovolémico y  posterior paro cardiorespiratorio, lo que provocó la muerte de don Christian Espinoza, a las 18:40 horas dentro del pabellón.

Explica el abogado Victor Flores que las arterias lesionadas, la aorta abdominal y vena cava inferior conforme a resultado de TAC  poseían calibre conservadon libres de adherencias,  no estaban afectadas por masa tumoral.  En consecuencia, indica el abogado Victor Flores Carvajal,  que el equipo médico no puede señalar que lo ocurrido corresponde a las condiciones y antecedentes clínicos propios del paciente y que era un riesgo asociado, ello por cuanto los pacientes con quimioterapia presentan endurecimiento de las arterias lo que los deja propenso a roturas, conforme el mismo Dr. Cardemil ha declaró ante el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago, y en ese contexto, el Dr. Gonzalo Cardemil Herrera debió actuar con todas las previsiones y resguardos que requería de acuerdo a los antecedentes clínicos del paciente, y lo programado por propio profesional, esto es, tener todo dispuesto para una cirugía a cargo de un cirujano de la especialidad de cardiovascular en el evento de rotura de vena o arteria.

Reitera que el equipo médico presidido por el doctor Gonzalo Cardemil Herrera, dependiente del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, sí estaba en condiciones de prever y tomar todos los resguardos al momento de intervenir al paciente, en especial ceñirse a la lex artis que existe para intervenir a un paciente con quimios y radioterapias previas por cáncer testicular.

En consecuencia, señala que don Christian Espinoza no falleció producto de la enfermedad base (tumor torácico), sino que por el procedimiento quirúrgico destinado a extraer una masa tumoral del mediastino, que se realizó por el Dr. Gonzalo Cardemil  Cardemil en forma negligente y sin tomar ninguna medida preventiva, exámenes u otros estudios, además de las placas imagenológicas, lesionó la arteria aorta abdominal sin darse cuenta inmediatamente de aquello, por cuanto no se monitoreó correctamente la intervención vía laparoscópica, dado que en el protocolo operatorio no se consignó la existencia de hemorragia ni de otras complicaciones, sin embargo si se indicó en el protocolo que el paciente presentó una baja significativa de presión arterial, lo que generó un paro cardiorespiratorio por shock hipovolémico, comunicando a la familia el deceso a las 19:20 horas.

El tribunal de primera instancia sentenció a pagar al Hospital Clínico de la Universidad de Chile, el monto de $ 30.000.000 al padre del paciente fallecido, expresando en el  considerando quincuagésimo del fallo: “El pronóstico negativo del paciente lo reconoce el informe pericial de la demandante, elaborado por el médico don Luis Ravanal Zepeda, agregado a fojas 568, quien indica: “Para todos los sarcomas en etapa II y III, extirpar quirúrgicamente el tumor es el tratamiento principal. La mayoría de los sarcomas en etapa II y III son cáncer de grado alto. Estos tumores tienden a crecer y propagarse rápidamente…”.

Que en estas circunstancias, don Christian Espinoza Muñoz tenía una proyección de vida bastante limitada, ya sea habiéndose sometido o no a la intervención que lo condujo a la muerte inmediata, elemento que no puede ser obviado por esta magistrado al momento de establecer el quantum indemnizatorio, toda vez que el actor, en conocimiento de las patologías que padecía su hijo, estaba consciente de la fragilidad de su existencia.

El texto del fallo y monto de la indemnización obtenida se puede ver ingresando el  Tribunal y Rol de la causa en  la sección de causas civiles de  pagina del poder judicial www.pjud.cl  

 

Diseno Web Chile: MasterBip.cl | Hosting Chile: ServidoresHosting.cl

Top
×