Negligencias Medicas | Demandas por Negligencias Médicas, Negligencias Médicas Frecuentes

Cirugías plásticas – prohibición de filmar y tomar fotografías.

Cirugías Plásticas – Derecho a su imagen e intimidad.

La propiedad y tutela sobre su imagen, tiene sustento legal en el artículo 565 del Código Civil,  señala que los bienes consisten en cosas corporales e incorporales, y por tanto,  el derecho a la propia imagen esta comprendido dentro de la protección que garantiza el artículo 19 Nº 24 de la Constitución Política de la República. En consecuencia, si se graba o  difunden imágenes de su cirugía, aparezca  o no su rostro, para ser  se utilizada  con fines publicitarios o de docencia, sin su consentimiento,   Ud. puede  recurrir a la justicia para solicitar la justa reparación por exponer al público sin su consentimiento  un bien tan íntimo y sagrado como es su cuerpo.

El artículo 19 Nº 24 del Constitución Política de la República, se refiere a la propiedad en sus distintas especies sobre toda clase de bienes corporales o incorporales; entre estos últimos se encuentran aquellos bienes incorporales que pertenecen a toda persona por el solo hecho de ser de la especie humana. Esto es, se trata de un atributo de la personalidad, entre los cuales está precisamente el derecho a la propia imagen, del que se puede disponer sólo por el sujeto mismo. Así se ha resuelto  por la Corte de Apelaciones de Valparaíso,  sentencia que fue confirmada por la Corte Suprema  que resolvió que el derecho a la imagen queda comprendido dentro dela norma citada precedentemente, sin que nadie se pueda beneficiar de ello sin su consentimiento expreso. (Ver en RDJ, t XCIV, pp. 245 y ss.)

Un razonamiento similar puede encontrarse en otra sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago con fecha 8 de mayo de 2003, recaída sobre una acción de protección interpuesta en representación del futbolista Iván Zamorano Zamora en contra de VTR Global Com y en una sentencia de la Corte Suprema, de 29 de septiembre del año 2003, conociendo de una apelación de un recurso de protección interpuesto en representación del tenista Fernando González. En consecuencia, tratándose en el caso de la infracción general del deber de no causar daños, es que resulta del todo aplicable el Libro IV Título XXXV “De Los delitos y cuasidelitos del Código Civil”,  en especial, lo preceptuado en los artículos 2314 y, 2329.   Que en lo pertinente señala “ Por regla general todo daño que pueda imputarse a malicia o negligencia de otra persona, debe ser reparado por esta”. La norma precitada hace referencia al concepto de negligencia,  lo que deriva a la infracción de ciertos protocolos que informan la lex artis en el ejercicio de la medicina, y en efecto,  la Circular C37 Nro. 06 del año 2017 de la Subsecretaria de Redes Asistencias, establece:

1.- Con el fin de disminuir el riesgo de transmisión de agentes microbianos, prohíbe expresamente el uso de dispositivos electrónicos que requieran teclados o pantallas de tipo táctiles o “touch” en ambientes clínicos durante la atención directa en las Unidades de Cuidado Intensivos y de Neonatología, durante la realización de procedimientos invasivos en cualquier servicio, incluidos por procedimientos quirúrgicos, odontológicos, obstétricos y endoscópicos; durante la atención en salas de aislamientos, y durante la preparación y dispensación de fármacos.

2.– La restricción incluye hablar por el dispositivo con o sus manos libres; búsqueda de información, lectura o envío de mensajes de textos o audio, tomar fotos o películas y en general, cualquier otro uso o manipulación del dispositivo.

Sin embargo, pese a este tipo de prohibiciones, es usual que personal médico grabe y tome fotografías en las cirugías con evidente riesgo infeccioso y  ultrajando la intimidad  del  paciente, conducta grave que transgrede la Ley   19.628,  Sobre Protección de la Vida Privada, que protege el uso de datos de las personas, en especial, el artículo 2º Letra G que se refiere a los estados de salud físicos o psíquicos y la vida sexual, las características físicas de las personas, hechos o circunstancias relacionas con su vida privada o intimidad. En consecuencia, el infractor a esta normativa, compromete su responsabilidad, y además, la responsabilidad del establecimiento o clínica donde sucedieron los hechos, puesto que, el Director del establecimiento, debe velar por la correcta ejecución de los tratamientos médicos, que comprende la sujeción al cumplimiento de los protocolos y normativa que informa la praxis médica. Así el artículo 19 del Decreto 161 del año 1982 “Reglamento de Hospitales y Clínicas” establece que: “El Director será responsable de todos los aspectos técnicos de la gestión del establecimiento y deberá velar por el adecuado funcionamiento de los equipos, instrumentos e instalaciones necesarias para la correcta atención de los pacientes, así como por la observancia de las normas y procedimientos respectivos, por parte de la dotación del establecimiento. Corresponderá, además, al Director Técnico velar por: a) La ejecución de los tratamientos indicados por los profesionales tratantes”;  y en la  letra d) del artículo citado, en los que atañe y respalda lo expuesto en los párrafos anteriores, señala  que el Director del establecimiento debe velar por el por el cumplimiento de las disposiciones sobre asepsia, antisepsia y demás normas técnicas aprobadas por el Ministerio de Salud con el objeto de prevenir infecciones intrahospitalarias, y dentro de estas normas  la Circular C37 Nro. 06 del año 2017 de la Subsecretaria de Redes Asistencias, establece la prohibición de toma de fotografía y filmaciones en procedimientos quirúrgicos.

 

Ver noticia relacionada.

 

Autor :

Víctor Flores Carvajal

Abogado Civilista / Responsabilidad Sanitaria.

 

Diseno Web Chile: MasterBip.cl | Hosting Chile: ServidoresHosting.cl

Top
×