Negligencias Medicas | Demandas por Negligencias Médicas, Negligencias Médicas Frecuentes

Nuestros Casos


En fallo unánime la Corte de Apelaciones de  Santiago condena a Hospital a pagar indemnización tras muerte de joven por mal tratamiento en intervención quirúrgica.

El Tribunal de alzada confirmó la sentencia que condenó al Hospital Clínico José Joaquín Aguirre a pagar indemnización a los parientes de una joven.

Santiago, 16 de mayo de 2017

Después de 10 años de juicio, la Cuarta Sala de la Corte de Santiago, en fallo unánime condenó al Hospital Clínico José Joaquín Aguirre de la Universidad de Chile y al Dr. Armando Cortínez Castro  a pagar una indemnización total de $ 130.000.000 a la madre y hermanos de la joven María Victoria Berroeta Díaz, quien murió en marzo de 2007, por el mal tratamiento de un quiste ovárico.

El abogado demandante, Víctor Flores Carvajal,  explicó que la joven ingresó el 4 de marzo de 2007 al Hospital José Joaquín Aguirre por un dolor abdominal atribuido a un quiste ovárico y fue intervenida sin esperar los resultados de un examen de hemograma, en los que se detectó una eventual leucemia mieloide.

La sentencia de la Corte capitalina, acogiendo los razonamientos sostenidos por el abogado Flores, estimó:  “(..)que en cuanto a la conducta del Hospital Clínico demandado, esta Corte discrepa del razonamiento del Hospital vertido en su escrito de apelación en cuanto a que las actuaciones realizadas en la etapa post operatoria no fueron incorporadas en la interlocutoria de prueba, sin que se vislumbre que el Hospital haya podido prever o impedir el desempeño descuidado del doctor Cortínez, pues ello queda claramente incluido en el primer punto de prueba de fojas 473 que es lo suficientemente genérico como para considerar el post operatorio al establecer: “hechos, motivos y circunstancias en las cuales falleció María Victoria Berroeta Díaz” y más aún con la modificación de fojas 518 al punto cuatro.

La resolución del máximo Tribunal agrega que es un hecho de la causa que el doctor Armando Cortínez a la fecha de los hechos –marzo de 2007- era dependiente del Hospital Clínico de la Universidad de Chile según da cuenta el documento de fojas 207, recinto asistencial donde se atendió a la paciente Berroeta Díaz. Que la conducta negligente del doctor Cortínez sí pudo ser prevista por el Hospital demandado, pues los exámenes que alertaban de una irregularidad en el estado de salud de la paciente se hicieron en el laboratorio de dicho centro asistencial; posteriormente se dejó constancia de ello en la ficha clínica; es más, el diagnóstico fue constatado a los días después por un hematólogo de ese centro hospitalario y pese a todo ello, nada se hizo para al menos aislar a  la paciente como la lex artis (Guía Minsal) aconsejaba.

Fuente de la noticia

http://www.diarioconstitucional.cl/noticias/asuntos-de-interes-publico/2017/05/16/corte-de-santiago-condena-a-hospital-a-pagar-indemnizacion-tras-muerte-de-joven-por-mal-tratamiento-en-intervencion-quirurgica/

Vea texto íntegro de la sentencia de la Corte de Santiago y de primera instancia.

______________________________________________________________________________________________________

El Décimo Primer Juzgado Civil de Santiago en causa ROL C- 9791 – 2010,  condenó a pagar por concepto de daños morales la cantidad de trescientos millones de pesos a madre que sufrió una negligencia médica en su parto.

Profesionales pertenecientes a dicho hospital forzaron un parto que debía ser por cesárea debido a que madre tenía estreches pélvica, el bebe, que según controles de embarazo nacía completamente sano, producto de esta grave negligencia médica, sufrió una parálisis braquial y ahora el niño debe asistir a la Teletón a terapias por la discapacidad provocada.

Extracto de la sentencia. 

El abogado, Víctor Manuel Flores Carvajal en representación de xxxxxxxxxx y de su hijo xxxxxxxxxx, interpone demanda  de indemnización de perjuicios por responsabilidad civil extracontractual en contra del Hospital San Juan De Dios, todos ya individualizados, formulando las peticiones apoyadas en los argumentos expuestos en la primera parte de esta sentencia, que se tienen por reproducidos.
Que la parte demandada, contestando la acción dirigida en su contra, solicita su total rechazo, con costas, por los fundamentos expresados en la primera parte de esta sentencia, que se dan también por reproducidos.

El tribunal tiene presente que, la demandante haciendo uso de lo dispuesto en el artículo 312 del Código de Procedimiento Civil, modifica el derecho. En este sentido, en su escrito de replica invoca las normas contenidas en el artículo 38 de la Constitución Política de la República y los artículos 4 y 44 de la ley 18.575, Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado, solicitando no tramitar la presente causa por las normas del Código Civil Chileno que regulan la responsabilidad extracontractual.
Señala que las circunstancias que originan la responsabilidad de los servicios de salud prescinden de toda valoración de culpa o dolo del funcionario que causó el daño, de acuerdo a este criterio de imputación del daño, el servicio de salud responde porque aun que disponía de los medios para prestar una buena atención médica, no utilizó en forma eficiente y oportuna los recursos físicos y humanos de que disponía al momento de la prestación de la salud.

Agrega que el inciso segundo del artículo 38 de la Constitución Política de la República contempla una acción constitucional para hacer exigible la responsabilidad extracontractual del Estado, al prescribir “Cualquier persona que sea lesionada en sus derechos por la Administración del Estado, de sus organismos o de las municipalidades, podrá reclamar ante los tribunales que determine la ley, sin perjuicio de la responsabilidad que pudiere afectar al funcionario que hubiere causado el daño”, es decir, reconoce al ofendido el derecho para reclamar de las lesiones infringidas ente los tribunales de justicia.

En efecto, en un fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago que, fue confirmado por la Corte Suprema, que trata de la responsabilidad civil de un servicio público por daños cerebrales irreversibles causados a una parturienta al interior de un hospital público condena al Fisco por daños causados a una víctima que ingresó a la maternidad del hospital Paula Jaraquemada sólo como paciente privada del Dr. Hernán Bórquez (sistema de libre elección) y no como beneficiaria de la Seguridad Social para ser atendida por cualquier médico perteneciente al referido hospital. La matrona y el anestesista era la única persona disponible para anestesiar aquella noche y estaba a cargo del proceso anestésico de varias enfermeras. La Corte de Apelaciones entendió que ello “revela la más absoluta falta de previsión, de cuidado y de autoridad el que en un box de la sala de prepartos de la maternidad del recinto hospitalario pueda abandonarse a su suerte a una enfermera sometida a los efectos de la anestesia epidural, sin que un sistema de control o vigilancia impida que los dependientes incumplan sus deberes. Y ello es de resorte exclusivo del servicio demandado”. Además la Corte Suprema señaló, a mayor abundamiento, que- la ausencia de cuidado ordinario por parte del servicio se refleja también palmariamente en el hecho indubitado de encomendar a un estudiante de quinto año de medicina la atención exclusiva de procesos anestésicos múltiples, asumiendo con ello un evidente riesgo (…) y el de acometer tales tareas en locales carentes de elementos indispensables”. (Corte de Apelaciones de Santiago, 23 de agosto de 1983, confirmada por sentencia de la Corte Suprema de 4 de octubre de 1984).

A mayor abundamiento, la Doctrina señala que la Falta de Servicio como fundamento de la Responsabilidad Extracontractual del Estado Administrador aplicable a Chile, se origina a partir de la importación de su símil francés a nuestra realidad, en virtud de los argumentos desarrollados, principalmente, por don Pedro Pierry Arrau. Para el autor, la aplicación del sistema extracontractual del Estado elaborado por el Derecho Administrativo francés, a través de la jurisprudencia del Consejo de Estado francés, constituye la alternativa más adecuada para el Derecho Público chileno. La noción de falta de servicio se encuadra en la categoría de responsabilidad subjetiva o responsabilidad por culpa de la Administración y posee un carácter esencialmente abstracto. Esta idea únicamente se puede comprender cabalmente tras su aplicación jurisprudencial, la cual la liga, según veremos, al funcionamiento del organismo público como estándar que determina la existencia de la Responsabilidad Extracontractual del Estado Administrador. Del concepto de falta, como elemento de la esencia, y de la idea que no es posible comprometer la responsabilidad del Estado con la existencia de un vínculo de causalidad, el fundamento objetivo es excepcional, por lo tanto se excluye una acepción objetiva genérica al fundamento de la Responsabilidad Extracontractual del Estado Administrador. De esta forma, existe una diferencia radical con la teoría de la Responsabilidad Objetiva Constitucional, la cual asimila la falta de servicio a omisión o falta en la prestación del servicio conducente a un daño; incorporando este concepto en el modo o forma que adopta la actividad lesiva del Estado y no en el motivo o razón por el cual responderá el Estado Administrador; ya sea por la interpretación de la evolución de la historia del artículo 38 inciso segundo, por la historia fidedigna del establecimiento del artículo 42 de la LOC de Bases Generales de la Administración el Estado o bien por la incorporación supletoria del estatuto civil de responsabilidad por culpa, se argumenta la inexistencia de la Responsabilidad Objetiva.
El camino a seguir por la jurisprudencia ha de fundarse en la decisión consiente del empleo de un estatuto de normas –sean éstas constitucionales o aquellas propias de la relación entre particulares–. Una primera alternativa es utilizar las normas del Código Civil –Libro Cuarto, Título XXXV–, teniendo en cuenta la especial naturaleza del Estado Administrador como sujeto activo del daño, a todo ámbito en que tenga lugar la actuación del Estado Administrador; una segunda posibilidad, es la utilización de las normas constitucionales de forma directa e inmediata –artículo 38 inciso segundo. (Revista ACTUALIDAD JURIDICA N° 23 – Enero 2011 Universidad del Desarrollo, El fundamento de la Responsabilidad Extracontractual del Estado Administrador en Chile: revisión de la evolución jurisprudencial (1999–2010) Nicolás Enteiche Rosales Profesor Investigador, Facultad de Derecho Universidad del Desarrollo).

 

La acción de indemnización de perjuicios -daño moral- por responsabilidad del Estado de origen extracontractual fundada en la los daños irreparables causados a los demandantes, en que habría incurrido la parte demandada, consistentes en la negligencia al actuar y en no disponer de las medidas médicas idóneas tendientes a evitar el irreparable resultado.
De lo dicho aparece como necesario determinar si hubo un actuar negligente por parte de la demandada que importara una falta de actuar diligente y vulneración de la lex artis médica y, en la afirmativa, analizar si existen perjuicios indemnizables.

Para efectos de claridad en cuanto a lo sucedido, fijaremos desde ya los hechos que suscitan la presente controversia, los que se han tenido por acreditados tanto por el reconocimiento expreso que de ellos ha hecho la demandada como por otros medios probatorios que se irán enunciando.

Así, se tiene por acreditado que con fecha 5 de noviembre de 2006, xxxxxxxxxxxxxxxxx, ingresó a preparto en el Hospital San Juan de Dios a las 2:30 A.M., encontrándose con 3 ó 4 centímetros de dilatación, según reconoció expresamente la parte demandada. Además se tiene por acreditado que la demandante de autos, se encuentra en tratamiento psicológico, informe acompañado a fojas 58, este concluye que dicha experiencia traumática cambió la dinámica familiar, como también el funcionamiento personal de la Sra. xxxxxxxxx, tanto físico como emocional, produciéndole inestabilidad emocional, retraimiento y aislamiento social.
A fojas 113 se acompaña informe de atención de la sociedad Médica de Neurotrauma Limitada, en donde se le diagnóstica con un síndrome depresivo inadaptativo, que influye en su conducta, su rendimiento y su sociabilización.

En relación al daño emergente solicitado por la demandante, este no se puede dar por probado ya que no se acompañaron documentos que acreditaran la existencia de este daño, solamente se hacen referencias muy vagas en la prueba testimonial rendida en autos a fojas 79, razón por la cual se rechaza la indemnización en razón del daño emergente.  En relación al daño moral se entenderá acreditado, desde que no hace falta prueba que dé cuenta del efectivo dolor sicológico y aflicción que han sufrido la demandante por la condición permanente que padece su hijo. Sin perjuicio de lo anterior y a mayor abundamiento, la actora acompañó de todas formas prueba suficiente que acredita el padecimiento sufrida por la ella y su hijo, tales como el informe sicológico de fojas 58 y 113. Por último, también se da la relación de causalidad entre el hecho antijurídico (atención médica negligente) y el daño (daño moral por los perjuicios causados -parálisis de XXXXXX- por causa de la atención negligente), razón por la cual se acoge la indemnización de perjuicios por daño moral, equivalente a $300.000.000.- (trescientos millones de pesos) de conformidad a lo dispuesto  en los artículos 38 de la Constitución Política de la República y los artículos 4 y 44 de la ley 18.575, Ley Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado, 139, 144, 160, 170, 342, 346, 356 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, SE DECLARA:

I.- Que SE ACOGE parcialmente la demanda de indemnización de perjuicios por responsabilidad civil extracontractual, deducida por Víctor Manuel Flores Carvajal, en representación de Cristina Elizabeth González Muñoz y en representación de su hijo Nicolás Marcelo Meriño González en contra del Hospital San Juan De Dios, todos ya individualizados;
II.- SE RECHAZA el pago del daño emergente.
III.- SE CONDENA a la parte demandada a pagar a los demandantes en razón de daño moral, la suma de $300.000.000.- (trescientos millones de pesos), mas interés y reajustes hasta el pago efectivo de la deuda.
IV.- Cada parte soportará sus costas.

Regístrese.

PRONUNCIADA POR AMÉRICA ANTONIA ROJAS ROJAS, JUEZ INTERINA.

AUTORIZA DON SERGIO BERNARDO NAVARRETE ENCINA, SECRETARIO TITULAR.

Anotada con el N°………………… en el Libro Índice Estadístico de Sentencias. CONFORME. Se deja constancia que se dio cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del art. 162 del C.P.C., en Santiago a quince de abril de dos mil quince.

___________________________________________________________________________________

Ligadura de Trompas sin el Consentimiento de la Paciente.

Con fecha 14 de agosto del 2003, XX al concurrir a control médico y consultar la posibilidad de colocar un dispositivo intrauterino, pasado tres meses desde el nacimiento de su hija, el médico le señala a nuestra representada que no se preocupe… la seda sin previa información acerca de lo que se va a realizar y procede a intervenirla esterilizándola. Cuando XX despierta se le informa que está esterilizada, aduciendo como explicación que su organismo no aceptaba ningún otro método anticonceptivo, opinión que pugna con las de otros facultativos consultados. (Juicio terminado con indemnización satisfactoria a la paciente).

Infección Intra hospitalaria.

Don XX ingresa a pabellón al hospital Sótero del Río, por un desforramiento en su pierna derecha a causa de la caída de un ventanal de aluminio sobre ella.
Realizada la operación pasan un par de días hasta que es nuevamente examinado por los médicos quienes constatan un orificio en el talón y proceden a intervenir nuevamente a XX para injertar tejidos de su brazo en el talón y cubrir el orificio. Sin embargo, realizada la segunda operación los médicos señalan que la operación había sido un fracaso porque el tobillo de XX estaba infectado.
Al pasar dos semanas hospitalizado y realizado los exámenes pertinentes, lo visita un infectólogo que señala que está infectado de por vida con una bacteria llamada Acinetobacter Bamanni alojada en los tejidos y huesos; expresando que le van a amputar la pierna ante lo cual XX se niega y le señalan que lo de amputar era una broma y que existe la posibilidad de una cirugía plástica pero que si no resulta le cortarán la pierna ahí mismo.
La cirugía plástica no tuvo mayores complicaciones, pero nuestro representado además del costoso tratamiento al que se vio expuesto a raíz de una negligencia médica ahora aloja de por vida en su organismo a una bacteria llamada Baumanni.

Negligencia Médica por falta de servicio.

El 19 de enero 2005 XX concurre al CRS de la comuna de La Florida donde se le diagnóstico absceso en la Ingle, fue enviada con antibióticos para su domicilio. Como los dolores persistían fue nuevamente, el día 20 de enero, al CRS, no fue atendida correctamente y la enviaron nuevamente para su casa. No contenta con la atención decide ir a la Posta Central, donde le diagnostican gastritis producto de los medicamentos recetados en el CRS y es nuevamente enviada a su domicilio.

Los insoportables dolores continuaron, el 21 de enero del 2005 visita el Hospital Luis Tisne donde diagnostican celulitis abdominal y es enviada a su domicilio. Los dolores y molestias no cesaban por lo que XX decide contratar un médico particular, éste señala que su situación es grave y que debe internarse de manera urgente y da una orden de hospitalización, así ese mismo día ingresa al Hospital Sótero del Río. Sin embargo, recién el 26 de enero es atendida y ordenan exámenes los que se revisaron el día 27 de enero con el fatal resultado que se trataba de una gangrena expandida por las paredes internas del organismo producto de lo cual XX muere.

Diseno Web Chile: MasterBip.cl | Hosting Chile: ServidoresHosting.cl

Top
Negligencias MedicasDemandas por Negligencias Médicas, Negligencias Médicas Frecuentes |